Aplanamos sus surcos nasogenianos…

…pero sin rellenar con ácido hialurónico u otro relleno!

Más simple y con mayor durabilidad. En 30 minutos todo está hecho.

Exclusivamente con Clínica IMEBA®

Precio: 395EUR

Los surcos nasogenianos o nasolabiales, también se llaman «arrugas de tristeza.» Salen de las alas de la nariz para llegar a las comisuras de la boca, tomando una dirección oblicua. Marcan la sonrisa y la vuelven un poco «triste».

Arrugas programadas
En los adultos jóvenes, los pómulos están bien dibujados. Con la barbilla y la nariz formando un triángulo equilátero. Pero esta figura geométrica evoluciona: sus proporciones cambian con la edad, dando lugar a las arrugas de tristeza .

Este aspecto se explica lógicamente: sigue el movimiento descendente del complejo formado por la piel y la grasa subcutánea.

¿Por qué aparecen los surcos nasogenianos?

En el rostro, la capa de grasa es más espesa a medida que se aleja de la oreja. La grasa, que está en gran cantidad en las mejillas, no está fijada de forma sólida, lo que la vuelve móvil.

Tres elementos intervienen en el proceso de aparición de surcos nasogenianos:

Gravedad
Fusión de tejidos grasos
Flacidez de los tejidos debida a la desaparición progresiva de las fibras de colágeno y elastina
El complejo de la piel / grasa se ​​deslizará hasta que encuentre resistencia, el músculo orbicular de la boca, que es el esqueleto de los labios. La grasa y la piel luego se colocan sobre el músculo formando los surcos nasogenianos.

Haga clic aquí y pida consulta gratuita, o llámenos ahora al 971 102 103. Muchas gracias.

También puedes enviarnos un mensaje a través de whatsapp: 653 620 509 

 

 

Surcos Nasogenianos

– Cita previa – Consulta gratuita

Teléfono: 971 102 103

¡Pide tu cita e infórmate!

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su numero teléfono (requerido)

Asunto

Su mensaje

Disclaimer:
Los resultados finales tras los tratamientos de medicina y cirugía estética dependerán de las caracteristicas de cada paciente. Siempre debe haber un diagnóstico médico previo.
Clínica IMEBA®